Frugalidad,

15 productos Amazon para ahorrar ayudando al medioambiente

15 productos Amazon para ahorrar ayudando al medioambiente
Una de las excusas que más escucho para justificar no preocuparse por ser ‘eco’ es que cuidar el medioambiente cuesta caro. ¿Qué pensarías si te dijera que ser eco no solamente no es caro sino que puede ayudarte a reducir gastos que ni siquiera sabías que tenías?
 
 
En este post encontrarás 15 productos que te van a ayudar a ahorrar mientras reduces tus residuos y tu impacto en el medioambiente.
 
Disclaimer: Esta entrada contiene enlaces de afiliados de Amazon. Esto significa que si compras alguno de los productos que recomendamos, recibiremos una pequeña comisión (sin ningún tipo de cargo adicional para ti). 

1. Tuppers de cristal

No sé desde dónde me lees, pero aquí en España los ’tuppers’ son casi parte de nuestra cultura. ¿Quién no vuelve siempre de casa de sus padres con varios tuppers de garbanzos, lentejas y otros manjares caseros?
 
Los tuppers son para nosotros sinónimo de compartir, y de aprovechar la buena comida al máximo.
 
Esta costumbre tan nuestra puede hacerte ahorrar dinero y tiempo gracias a un concepto básico de teoría económica: las “economías de escala”. Es decir, el coste de preparar 8 raciones de lentejas una sola vez y guardarlas en el congelador para otro momento es mucho menor que el de preparar 4 veces 2 raciones.
 
Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a cocinar algo, plantéate cocinar más cantidad y congelar lo que te sobre.
 
Para eso necesitarás una buena cantidad de tuppers. Y aunque los tuppers de plástico no están nada mal, pasarte a los tuppers de cristal te hará ahorrar más dinero aún. Este tipo de recipientes son más fáciles de limpiar, puedes meterlos en el horno o microondas y te duraran años y años intactos.
 

2. Bolsitas de congelar reutilizables

Preparar bocadillos para llevar al trabajo o congelar alimentos ya es una decisión frugal de por sí, pero tenemos una forma de hacerte ahorrar aún más dinero. Pásate a las bolsas de congelar reutilizables y ahorra dinero a la vez que reduces tus residuos de plástico.
 
Y no te preocupes por la limpieza, puedes lavarlos a mano fácilmente o meterlos en el lavavajillas.
 

3. Filtro de agua

Si hay algo en lo que nunca te recomendaremos escatimar es en beber agua. Pero existe una forma de hacerlo de forma más ecológica y asequible.
 
Compra un filtro de agua y convierte el agua de tu grifo en agua potable. De esta forma ahorrarás dinero, ganarás en comodidad y te librarás de los efectos nocivos del agua embotellada para la salud.
 
 

 

4. Botellas de agua reutilizables

Para nadie es un secreto que comprar cada día botellas de agua de plástico tiene un impacto medioambiental brutal, además de ser un gasto hormiga importante si estudias o trabajas fuera de casa.
 
 
Con una botella de agua reutilizable (que no tiene porque ser de una marca cara) podrás llevar en tu mochila toda el agua que necesites para tu jornada  y evitar gastar dinero en algo tan básico.
 
 
Además, si lo combinas con un filtro de agua y no con rellenar tu botella de agua embotellada, estarás reduciendo el coste aún más.
 
 

 

5. Esponjas y bayetas reutilizables

Las esponjas y bayetas son otro de esos gastos tontos que acaban haciendo la diferencia. Por suerte, existen alternativas más económicas y respetuosas con el medioambiente.
 
 
Para limpiar el polvo, la alternativa es tan sencilla como utilizar camisetas o sábanas viejas que tengas por casa. El resultado será el mismo y ahorrarás decenas de dólares al año sin invertir nada.
 
 
Para la cocina y el baño, pásate a las esponjas y bayetas lavables y olvídate de comprar paños durante muchos meses.
 
 

6. Trapo desmaquillante

Si te maquillas a diario, probablemente estés gastando una fortuna en comprar desmaquillantes, algodones y toallitas.
 
 
Estos trapos desmaquillantes son todo un invento, pues con ellos puedes retirar todo tu maquillaje sin utilizar ningún producto. Como por arte de magia, con un poco de agua estos trapos eliminan hasta los productos de maquillaje waterproof. Además, solo tienes que lavarlos bien para poderlos reutilizar tantas veces como quieras.

 
 

 

7. Colador de té

Comprar un colador de té barato pero de calidad te abrirá un mundo de posibilidades.
 
Di adiós a las bolsitas de té y dale la bienvenida al té en granel, mucho más ecológico, natural y sabroso. Aunque el té a granel pueda parecer más caro, si calculamos el precio por gramo nos daremos cuenta de que son incluso más baratos que los tés de bolsa.

 
 
 

 

8. Cargador de pilas

Si tienes hijos pequeños, probablemente tendrás muchos juguetes por casa que funcionan a pilas.
 
 
Las pilas, además de altamente contaminantes, suelen ser caras. Por eso, comprar pilas recargables y un cargador, te ahorrará dinero y tiempo, pues no necesitarás ir a comprar pilas o llevar tus pilas usadas a un punto limpio.
 
 
 

 

9. Espátula para los restos de comida

Apúntate al movimiento zero waste y no desperdicies ni un mililitro de comida con este pequeño artilugio. Gracias a él podrás extraer hasta la última gota de ketchup, mayonesa, mermelada…
 
 
 

 

10. Molino de granos

Con un molino de granos sencillo, podrás comprar café, especias y semillas en granos por precio mucho más bajo y triturarlas tú mismo.
 
 
Además, te volverás adicta al olor a café recién molido en la cocina y al sabor auténtico del café.
 
 

 

11. Enchufe inteligente

Si quieres ahorrar en tu factura de electricidad, los enchufes inteligentes pueden ser tus grandes aliados.
 
 
Enchúfalos a los dispositivos que gastan más energía y podrás apagar a golpe de un click desde tu móvil todos estos aparatos antes de irte a dormir o encender el calentador eléctrico justo 10 minutos antes de volver de trabajar. Puedes incluso programar estos enchufes para que se apaguen o enciendan a la misma hora cada día, , gastando energía solo cuando realmente lo necesitas.
 
Gestos que, a la larga, reducen tu consumo de energía y te pueden ahorrar cientos de dólares al año.
 
 
 
 

 

12. Cabezal de ducha de alta presión

Seamos honestos. A todos nos ha pasado eso de perder la noción del tiempo en la ducha y salir después de 30 minutos con los dedos arrugados y litros y litros de agua literalmente tirados por el desagüe.
 
 
Si quieres ahorrar sin sacrificar el placer de darte una buena ducha, este es tu producto. Gracias a su diseño, este aparato mantiene la misma presión pero utilizando menos agua, por lo que conseguirás el mismo efecto utilizando menos recursos.
 
 
Además, está hecha de materiales ecológicos.
 
 
Solo notarás la diferencia cuando te llegue la próxima factura de agua.
 
 
 

 

13. Kindle o libro electrónico

 
Los libros electrónicos, aunque parezcan un gran desembolso al principio, se amortizan rapidísimo si lees con frecuencia.
 
 
Con el Kindle de Amazon, por ejemplo, tienes acceso a un gran catálogo de libros gratuitos entre los que encontramos grandes clásicos de la literatura, libros de texto o novelas escritas por autores no tan conocidos. Además, los libros de pago suelen costar mucho más baratos en su versión de Kindle, pues las editoriales se ahorran bastante dinero en impresión.
 
 
Si quieres ir más allá, la suscripción de Kindle Unlimited cuesta solo 10 dólares al mes y te permite acceder a todos los libros que quieras.
 
 
Otra de las grandes ventajas para los minimalistas es no tener que hacer decluttering en tu estantería constantemente para poder meter libros nuevos.
 
 

 

14. Set de costura

Si ves el documental ’True Cost’ que te mostramos en el post de mejores documentales sobre minimalismo, sabrás que el coste de la ropa que compramos en tiendas ‘fast fashion’ va mas allá del que vemos en la etiqueta. Detrás de estas prendas hay contaminación, explotación humana y un uso muy irresponsable de nuestros recursos naturales.
 
 
Con unas tijeras, aguja, hilo y un poco de imaginación seremos capaces de darles una segunda vida a nuestras prendas en vez de comprar otras. Una sabia decisión para nuestro bolsillo y el planeta.
 
 
 
 

 

15. Kit básico de bricolaje

Como en el caso del kit de costura, tener herramientas básicas como un martillo o un taladro pueden ahorrarte mucho dinero a largo plazo. Si además, empleas un poco de tiempo en aprender lo básico de bricolaje, ahorrarás el doble.
 
 
Por una parte, podrás permitirte comprar muebles más económicos que se vendan sin montar o hacer pequeñas reformas en casa sin tener que pagar a otras personas por hacerlo.
 
 
Por otra, cuando le pierdas miedo al bricolaje, en vez de comprar muebles nuevos querrás ponerte manos a la obra y transformar los que ya tienes por casa. Sin duda una alternativa más eco, barata y original.
 
 
 
 
 

¿Conoces otras formas de ahorrar dinero mientras ayudamos al medioambiente? Te leemos en los comentarios

close

Te lo enviamos por email 📨

¡Suscríbete para recibir en primicia todos nuestros consejos y guías para ser una auténtica persona minimalista y frugal! Sé parte de nuestra comunidad y recibe contenido exclusivo en tu bandeja de entrada. Es frugal.
¡ES GRATIS!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0no comment

writer

Buscando la felicidad en las pequeñas cosas de la vida.

Leave a Reply