Ayudar al planeta es una labor de todos, por eso debemos hacer algunos cambios en nuestras vidas para que esto pueda suceder. Diariamente realizamos actividades que van enfermando a la tierra y por lo tanto a nosotros mismos.


Transformando nuestro comportamiento y adoptando hábitos sostenibles, hará que nuestra condición y calidad de vida sean mucho mejores. No sólo por nosotros sino por las generaciones futuras para que tengan un lugar seguro donde vivir, así como por la fauna y flora global que se ven afectados en gran medida por nuestros malos hábitos.


Si queremos cambiar la manera en que estamos viviendo, debemos hacer pequeños cambios para revertir esta situación y no quedarnos de brazos cruzados.


Un hábito se establece con rutinas y cambiando tu manera de pensar, de esta manera logramos hacer las cosas inconscientemente y convirtiéndolo en algo natural.

30 pequeños hábitos saludables para vivir mejor

  1. Utiliza el transporte público o en bicicleta para ir a tu destino, o si el lugar no queda muy lejos, es mejor ir caminando. Con estos medios no sólo estamos reduciendo la cantidad de CO2 generado, sino que también al mismo nos ejercitamos y contribuimos a un estilo de vida más saludable
  2. Hacer uso racional de la energía también aporta a nuestro medioambiente, sustituye los focos convencionales por unos LED de bajo consumo. Apaga las luces de habitaciones y desconecta aparatos cuando no los estés utilizando, de esta manera también reducirás los gastos del hogar.
  3. Practica el hábito del reciclaje, es una manera sencilla de luchar contra el calentamiento global. Clasificando los residuos evitamos que los océanos se vean afectados y la vida marina siga muriendo sobre todo por la contaminación, especialmente con plástico.
  4. Planta árboles y cultiva tus propios alimentos. Si tienes un lugar en tu casa o un parque cerca puedes plantar árboles para contribuir a mejorar la calidad del aire. Crear tu propia huerta y cultivar tus alimentos es una manera sustentable de vivir, es natural y saludable.
  5. Cuando compres electrodomésticos, fíjate en la etiqueta que marca su consumo, los A y B consumen un 70% menos de energía que el resto. 
  6. El agua, un recurso cada día más escaso. No dejes corriendo agua del grifo cuando te duches, te laves los dientes o laves los platos. Otra forma de ahorrar agua es lavar a mano prendas de ropa más delicadas y si usas la lavadora, procura organizarte y controlar la cantidad de lavados mensuales.
  7. Reutiliza las bolsas, si vas a hacer compras es mejor que lleves tus propias bolsas reutilizables que hoy en día son más populares. Las bolsas comunes de plástico tardan mucho más tiempo en degradarse.
  8. Reutiliza los envases y conviértelo en un hábito, si tienes alguno en casa que puedes volver a utilizar, hazlo. Así evitarás más consumo y compras innecesarias de envases de un sólo uso.
  9. Al comprar productos de fabricación local, contribuimos a la reducción del uso de combustible empleado para el traslado.
  10. Compra ropa fabricada de materiales naturales como el algodón y no con materiales que deriven del petróleo.
  11. En la cocina, es mejor utilizar ollas a presión ya que la energía que consumen es poca. Utilizar sartenes con fondo plano y diámetro superior al de la superficie de los quemadores, para una cocción más rápida y consumir menos energía.
  12. Si vas a utilizar el horno no es necesario que lo pre calientes. Apágalo 15 minutos antes ya que el calor residual termina de cocinar los alimentos.
  13. No consumas de más, sólo compra lo que necesites y utilízalo hasta agotar su vida útil. Además, contribuyes al ahorro en casa.
  14. Otra práctica que puedes convertir en un hábito saludable es comprar los alimentos en mercados locales. Los productos son naturales, seguros y frescos, sin alteraciones genéticas (transgénicos), además de contribuir con la producción local.
  15. Trata de no comprar productos que contengan muchos empaques o envolturas que al final no servirán y terminarás desechando.
  16. Utiliza productos de aseo personal y belleza a base de ingredientes naturales, existen muchas tiendas que ofrecen estas variedades.
  17. No utilices químicos para la limpieza de tu hogar, en su lugar puedes utilizar vinagre o bicarbonato de sodio. Sus múltiples usos permiten desinfectar, cortar la grasa, limpiar vidrios, remover depósitos de calcio, limpiar manchas, etc.
  18. Convierte tu basura orgánica en composta. Así podrás nutrir tu huerta o plantas domésticas.
  19. Evita viajar en transporte aéreo, para reducir las emisiones de CO2 en el ambiente que contribuyen al calentamiento global. Si puedes usar el tren en el país que resides, sería lo mejor.
  20. Compra más frutas y verduras orgánicas, pues los pesticidas y fertilizantes suelen ser derivados del petróleo.
  21. Instala una placa solar térmica en tu azotea o tejado para calentar el agua
  22. Reduce el consumo de carnes, ya que esta industria es uno de los mayores contaminantes de la atmósfera. Sustituye la carne por otros alimentos como las legumbres y aumenta tu ingesta de frutas y verduras.
  23. Si necesitas comprar madera, asegúrate de que cuente con un sello o certificación que corrobore su origen sostenible.
  24. Conviértete en un ciudadano activo y exige medidas hacia una vida sustentable, promoviendo el uso de energías renovables. Aunque creas que tu opinión no cuenta para nada puedes hacer mucho apoyando ciertas iniciativas, cuidando lo que consumes y a quién votas.
  25. Dona lo que ya no utilices, lo que no es útil para ti puede serlo para otras personas.
  26. Un buen hábito para empezar si no lo has hecho, es separar tu basura en residuos orgánicos e inorgánicos. Mucho mejor si separas los reciclables como el cartón, el vidrio, el papel, etc.
  27. Utiliza para limpiar jabón puro que no es tóxico y se biodegrada de forma segura. Sólo asegúrate de que no tenga esencias, colores sintéticos u otros químicos y aditivos.
  28. En tu hogar puedes instalar dispositivos que te ayuden a regular el consumo de energía. Los sensores de movimiento integrados en luces y grifos son una buena opción que te ayudarán a ahorrar dinero en servicios básicos.
  29. Reduce las servilletas de papel y sustituyelas por servilletas de tela. Si tienes que hacer fotocopias, recicla el papel y hazlo por ambas caras.
  30. Los electrodomésticos que ya no necesitamos o no queremos no deben ser desechados, existen organizaciones que los reutilizan.
30 pequeños hábitos que debemos cambiar para ayudar al planeta

En conclusión…

Para vivir de forma saludable sólo debemos tener presente la regla de las 3R, Recicla, Reduce y Reutiliza. De esta manera contribuimos con nuestra salud, la del planeta y todos sus habitantes.

Puede que también te interese...

2 Comments

  1. Excelente entrada,
    Como dice la frase: ¨nadie puede hacer todo pero todos podemos hacer algo¨.
    Un saludo y te invito a mi página web donde hablo básicamente sobre minimalismo.
    Un beso!

    1. Exacto Anny,

      Entre todos, con pequeñas acciones estoy segura de que podemos darle un respiro al planeta.

      Me paso por tu blog ahora mismo

      Un beso,
      Lorena

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *