Comenzar a ahorrar: la guía definitiva para principiantes

Comencemos por convencerte: ¿por qué debes ahorrar?

Para cambiar tus hábitos y aprender a controlar tus gastos, necesitarás tener motivación. Estos son algunos de los objetivos más comunes por los que la gente decide comenzar a ahorrar:

  • Para poder permitirte comprar algo: la entrada para una casa, celebrar una boda o un evento familiar, un coche, un viaje, un master…
  • Para comprar una casa endeudándose lo menos posible y por tanto ahorrando cientos de euros al mes durante décadas 
  • Para tener un colchón económico en caso de emergencias: que se te estropee el coche, emergencias médicas, que te despidan del trabajo, etc
  • Para jubilarte antes de tiempo o para conseguir un cierto grado de independencia financiera de tu trabajo
  • Para asegurarte una jubilación digna
  • Si tienes hijos, es importante comenzar a ahorrar para sus estudios desde que son pequeños, pues este puede ser un gasto difícil de afrontar cuando llegue el momento
  • Sacarle más provecho al dinero que ganas con tu trabajo y esfuerzo
  • Financiar ese proyecto que tienes en mente desde hace tiempo y tanta ilusión te hace

Beneficios de ahorrar

  • Paz mental. En épocas de crisis como la actual, tener un dinero ahorrado te hará sentirte más segura y protegida, pues sabes que pase lo que pase cuentas con un dinero que puedes utilizar si te quedas sin ingresos o en caso de emergencia
  • Reducir la ansiedad de no llegar a fin de mes y esperar con desesperación recibir tu sueldo para poder hacer frente a las facturas
  • Libertad. Tener un dinero ahorrado y no vivir al día te abrirá un mundo de posibilidades como cambiar o dejar tu trabajo, mudarte de país, tomarte unos meses sabáticos, etc
  • Tu yo del futuro te lo agradecerá. Tener un dinero ahorrado te vendrá bien en tu vejez, cuando tus hijos vayan a la universidad, en caso de futuras crisis o de que tengas que dejar de trabajar, etc 
  • Tu independencia financiera te evitará tener que pedir créditos y endeudarte para hacer frente a gastos grandes
  • Ahorrar también es una forma de proteger a tus seres queridos. No necesitarás molestarlos pidiéndoles dinero y podrás incluso echarles una mano si tienen una emergencia
  • Para poder darte mejores caprichos. No todo es acumular dinero para el futuro. Poniendo en orden tus finanzas podrás, por ejemplo, dejar de gastar en cosas inútiles y poder usar ese dinero para gastarlo en productos de mayor calidad que antes no podías permitirte
  • Aprender a ahorrar te ayudará a cultivar valores como la disciplina y el autocontrol
  • Estarás preparada para no dejar pasar buenas oportunidades en tu vida por falta de dinero

Pasos para ahorrar

1. Registra tus gastos

¿Sientes que no sabes dónde se escapa tu dinero cada mes? Recibes siempre el mismo sueldo pero a mitad de mes ya has perdido la cuenta de en que te lo has gastado?


Esto sucede porque es prácticamente imposible acordarnos de todos los gastos que realizamos a diario – desde el café de máquina de esta mañana hasta el billete de metro que compraste ese día que se te olvido el abono mensual en casa. Es imposible recordar todo lo que compramos, y mucho más llevar la cuenta de cuanto llevamos ahorrado o gastado ese mes.

Por eso, para empezar es crucial que anotes absolutamente todos los gastos que realices durante un mes, incluso los más pequeños. 


Si tienes tarjeta de débito y no tienes comisiones muy altas por realizar transacciones con ellas, utilizala para pagar absolutamente todo lo que compres durante ese mes y tendrás todo registrado automáticamente en la aplicación de tu banco. Si no, siempre puedes recurrir al bolígrafo y papel de toda la vida o a crearte una tabla de Google Drive e insertar tus gastos manualmente cada día (puedes hacerlo incluso desde el móvil). 

2. Analiza tus gastos y piensa en formas de reducir tus gastos

Recopila todos tus gastos en un mismo archivo. 


Analízalos uno a uno y posteriormente clasifícalos por subgrupos para finalmente juntarlos en grupos de gasto más generales. Por ejemplo, puedes crear un subgrupo para los cafés de máquina y agregarlo junto al subgrupo de gastos en restaurantes a un grupo para comer/beber fuera. Con esto lograremos tener una visión de cuánto dinero se nos va en cada categoría de gastos.


Una vez que tengas todos los datos organizados, es momento de reflexionar sobre cómo estas distribuyendo tus ingresos y en cuales podrías recortar. 

Además, es importante establecer qué gastos son prioritarios para ti y qué otros son prescindibles o superfluos. Esto te ayudará posteriormente a crear tu presupuesto.

3. Crea objetivos a corto, medio y largo plazo

Te resultará muy difícil ahorrar si no tienes un objetivo que te motive a hacerlo. Por ello, te recomiendo crear un documento que puedas encontrar siempre fácilmente con tres tipos de objetivos:

  • Corto plazo: 1 año o menos
  • Medio plazo: de 2 a 5 años
  • Largo plazo: más de 5 años 

Es importante que no te quedes solo en objetivos vagos, sino que concretes lo más posible y anotes la cantidad exacta de dinero que necesitarás para cumplir tu objetivo.


Por ejemplo, no es lo mismo decir “mi objetivo es ahorrar para comprarme una casa” que especificar “quiero ahorrar 50.000 euros de aquí a finales de 2025 para pagar la entrada de una casa”. En el primer caso, el objetivo es tan genérico y poco definido que nos resultará difícil saber si lo hemos cumplido, pues puede referirse tanto a ahorrar 3.000 euros en 2 años como a ahorrar 10.000 en 6 meses. Con el segundo, el objetivo está claro y a finales de 2025 podremos saber con facilidad si lo hemos cumplido o no.

De esta forma, tus objetivos deberán:

  • Ser claros y cuantificables: ahorrar 10.000 euros para comprarme un coche, hacerme con un colchón económico de 6000 euros, ahorrar 10000 euros al año…
  • Tener una fecha límite general y otros plazos más cortos para poder medir tus progresos. Por ejemplo, si quiero ahorrar 10.000 euros este año, me estableceré objetivos trimestrales de 2.500 euros.
  • Ser realistas. No te pongas metas inalcanzables, pues te acabaras desanimando y desistiendo al ver que no las cumples. Mejor sé realista y piensa en cuánto puedes ahorrar con tu situación actual sin tener que comer arroz cada día. 

4. Crea un presupuesto

Tras haber analizado tus gastos y establecido tus objetivos, es importante que establezcas cómo vas a distribuir tus ingresos a través de un presupuesto claro, simple y al que puedas acceder fácilmente desde cualquier dispositivo.


Crear un presupuesto no significa que tengas que medir absolutamente todos tu gastos al milímetro, simplemente puede servirte como guía para saber cuánto debes gastar en cada cosa sin que hayan sorpresas a fin de mes.


Un presupuesto es también un plan practico que determinara tu ruta para conseguir tus objetivos de ahorro.


Existen una infinidad de formas de distribuir tus ingresos, pero estas son algunas de las más populares. 


Regla del 50, 20, 30

La regla del 50/30/20 de Elizabeth Warren y Amelia Warren Tyagi sostiene que la mejor forma de distribuir tus ingresos es dividiéndolos en tres grupos:

  • 50% irá destinado a tus gastos fijos e imprescindibles, los gastos que necesitas para vivir. En esta categoría entrarían el alquiler, la comida, las facturas, el transporte…
  • 30% para otro tipo de gastos personales variables: ropa, ocio, comida para llevar, regalos…
  • 20% deberá destinarse al ahorro.

Esta fórmula suele despertar polémica, pues para muchas personas algunos gastos como la renta ya suponen ese 50% de sus ingresos. Si este es tu caso te recomiendo primero buscar alternativas para reducir tus gastos fijos y también replantearte la forma en la que distribuyes tus ingresos (en este caso podrías optar por un 60, 20, 20, por ejemplo). En todo caso, me parece una forma interesante de clasificar los gastos.

Regla del 70/30

Otra de los métodos mas populares es la regla del 70/30, que consiste en dividir tus ingresos en dos grandes grupos:

  • 70% para gastos. Aquí se incluye todo tipo de gastos que puedas tener durante el mes, desde gastos esenciales como el alquiler o la gasolina hasta otros mas superfluos como ir a un restaurante o  comprarte unos zapatos. Tener un 70% de tu sueldo para gastos puede ser un poco difícil de controlar, así que te recomiendo crear un presupuesto mensual de gastos que te ayude a saber qué cantidad exacta va a cada partida.
  • Con el 30% restante de tus ingresos, invertirás tu dinero en otro tipo de acciones:
  1. 10% se destinara a tu cuenta de ahorro. Si tienes créditos, esta parte de tus ingresos la utilizaras para saldar tus deudas cuanto antes
  2. 10% de tu sueldo será utilizado para crear riqueza. Para ello, puedes hacer trabajar este dinero realizando inversiones, invirtiéndolo en tus propios proyectos empresariales, en formación que te pueda ayudar a conseguir un trabajo mejor, etc
  3. 10% ira a obras de caridad y a donaciones. Ademas de porque tenemos la obligación moral como seres humanos de ayudar a quien mas lo necesita, esto te ayuda a sentir menos apego al dinero y a ser mas consciente de la realidad que nos rodea.

Método de los 6 sobres

Si eres de esas personas que necesita usar dinero en efectivo para controlar mejor sus gastos, el método de los 6 sobres es para ti.

Este método, creado por el escritor y empresario canadiense T. Harv Eker consiste en dividir a principio de mes tu sueldo en 6 sobres diferentes que cumplirán diferentes funciones en tu vida:

  • Sobre 1: Vivir. El 55% de tu dinero irá destinado a los gastos básicos del día a día: renta, facturas, cesta de la compra, transporte…
  • Sobre 2: Disfrutar. Destinarás otro 10% a disfrutar de tu sueldo en actividades de diversión como ir al cine, salir con amigos, ir a un restaurante… 
  • Sobre 3: Ahorrar. Un 10% de tus ingresos deberá ir a ahorro que pueda servirte a largo plazo, ya sea para crearte un colchón económico, para afrontar un gasto grande, para tu jubilación…
  • Sobre 4: Generar riqueza. Un 10% lo dedicarás a poner tu dinero a trabajar por ti mediante inversiones. Pueden ser inversiones de cualquier tipo, pero el objetivo es que tus ahorros crezcan.
  • Sobre 5: Dar. Dedica un 5% a donaciones y obras benéficas. Como hemos visto en otros métodos, las donaciones altruistas no solo ayudan a los mas necesitados, sino que te harán sentirte menos apegada al dinero.
  • Sobre 6: Educación. 10% irá destinado a formarte y desarrollarte profesional o personalmente. Considera esto una inversión, cuanto más y mejor inviertas en ti misma, más posibilidades tendrás de evolucionar profesionalmente y aumentar tus ingresos.

Por supuesto, no tenemos que tomarnos el método al pie de la letra y podemos ajustar los porcentajes a nuestras necesidades, mover dinero de un sobre a otro si es necesario o cambiar los sobres por cuentas de banco si esto nos resulta más efectivo.


Presupuesto inverso

El error de muchas personas esta en gastar sin medida y luego meter lo que sobra a final de mes a la cuenta de ahorros.


Este método propone justamente lo contrario: establecer qué cantidad de tu sueldo quieres que vaya a ahorro e inversiones cada mes y hacer que estas cantidades se transfieran automáticamente a tu cuenta de ahorro desde que recibas tu sueldo. A partir de ahí, podrás distribuir el dinero restante como quieras, sin necesidad de crear un presupuesto o llevar una cuenta exhaustiva de lo que gastas.


Un método perfecto para aquellos a los que no les gusten los presupuestos ni llevar la cuenta de lo que gastan constantemente.

Pasos para crear tu presupuesto:

  • Puedes hacer esto a papel y boli o con otros métodos,  pero la manera mas simple y efectiva en mi opinión es creando una hoja de calculo en Google drive. Crearla en Google Drive y no en Excel te permitirá acceder a ella siempre que lo necesites y desde cualquier tipo de dispositivo
  • Comienza por anotar la cantidad de dinero que tienes actualmente
  • Recopila todos tus ingresos anuales, incluyendo salario mensual, bonos, pagas extras, ingresos pasivos, etc
  • Crea grupos grandes de gasto y luego subdivídelos en partidas mas pequeñas. No olvides reservar un dinero a gastos imprevistos
  • Diseña tu presupuesto de manera que te permita llegar a las metas que has establecido previamente en el tiempo previsto
  • Crea diferentes pestañas en la hoja de calculo que contemplen la mayor parte de escenarios posibles, para que tengas claro como llegar a tus objetivos incluso cuando haya imprevistos. Crea, por ejemplo, diferentes presupuestos anuales dependiendo de lo que pueda pasar con tu sueldo.
  • Hay personas que anotan todo lo que gastan en su presupuesto para poder llevar una cuenta exhaustiva de cómo va su progreso con los objetivos marcados. Personalmente, te recomiendo hacerlo solo durante los primeros meses y posteriormente utilizar el presupuesto como una guía mental para saber cuánto gastar en cada cosa. Lo que si debes verificar mensualmente es que estés cumpliendo con tus objetivos de ahorro y que no estes gastando mas de lo estipulado en tu presupuesto mensual global.

5. Automatiza tus cuentas de banco

Tener menos dinero disponible es la mejor manera de evitar gastos superfluos. Por eso te recomiendo crear operaciones automáticas en tu cuenta bancaria para que una parte de tu sueldo vaya directamente a la cuenta de ahorros desde que cobres y automatizar el pago de facturas.


También puedes crearte recordatorios en el calendario de tu móvil para revisar tus finanzas una vez al mes y ver cómo vas progresando. 

6. Invierte

¿Por qué invertir?

Ahorrar está bien, pero de poco sirve hacer este esfuerzo si no haces nada con el dinero. 


Como sabéis, debido a la inflación, el dinero pierde valor con el tiempo. Es decir, si ahora mismo tienes ahorrados 3.000 euros y los mantienes debajo de un colchón o en una cuenta que no te de ningún tipo de interés, dentro de 5 años el número de cosas que podrás comprar con ese dinero sera menor al actual.

¿Cuánto dinero invertir?

El porcentaje de dinero que debes invertir dependerá de tus preferencias personales y de tus circunstancias.


Elijas lo que elijas, siempre es recomendable contar con una parte de tu dinero en cuentas bancarias que puedas sacar fácil y rápidamente  en caso de que lo necesites. 

Algunos conceptos a tener en cuenta para empezar a invertir

  • Riesgo. El riesgo es la probabilidad de que se cumplan las condiciones pactadas y que al final del periodo acordado se nos devuelva el dinero invertido mas los beneficios prometidos. 
  • Rentabilidad. La rentabilidad es la ganancia que supone una inversión respecto al capital invertido. Este concepto suele estar estrechamente relacionado con el riesgo, pues cuanto más segura sea una inversión menos intereses pagara a los inversores y viceversa.
  • Liquidez. La liquidez es el grado de rapidez, facilidad y certeza con el que podemos convertir nuestras inversiones en dinero sin sufrir pérdidas. 

Ideas para invertir

Inversiones financieras:

  • Bolsa de valores. Mediante la bolsa de valores, podremos comprar acciones de las empresas mas importantes de un país. Como accionistas de estas organizaciones podremos obtener dinero mediante el reparto de beneficios o revendiendo nuestras acciones en el momento indicado. Esta es una opción que puede presentar una gran rentabilidad si se hace correctamente, pero es importante diversificar, informarse sobre las acciones que estamos adquiriendo y mantener la calma cuando se produzcan caídas. Guía de Financer sobre invertir en la bolsa
  • Invertir en startups o proyectos de crowdfunding.  Comenzar un nuevo negocio requiere una gran inversion inicial y es por ello que muchos emprendedores buscan apoyo financiero en internet para poder llevar a cabo sus ideas empresariales. Gracias a páginas como Seedrs podrás buscar startups que te interesen e invertir en ellas con un par de clicks.  

Antes de comenzar a invertir en startups, ten en cuenta que 9 de cada 10 startups fracasan. Invertir en startups puede ser altamente rentable si das con la gallina de los huevos de oro o hacerte perder todo lo que invertiste. Por ello, es muy importante diversificar, invertir solo una pequeña parte de tus ahorros que no te importaría perder y analizar muy bien los proyectos antes de invertir en ellos.

Cómo invertir en startups (de vannilo.com)

  • Deuda pública. Una serie de títulos (bonos, obligaciones, letras del tesoro…) que emite un estado para financiar su déficit publico.

Esta es una de las opciones que ofrecen menor rentabilidad, pues el riesgo que supone comprar deuda publica es bastante bajo. Sin embargo, debido a la crisis actual, muchos países están ofreciendo intereses ligeramente más altos por sus títulos.

  • Fondos de inversión. Los fondos de inversión reúnen aportaciones de inversores individuales para sacarle rentabilidad a este dinero y repartirlo posteriormente entre los inversores. Los fondos son gestionados por un un gestor que se ocupa de distribuir el dinero entre diferentes inversiones a cambio de unas comisiones.

Los fondos de inversión son una opción a tener en cuenta para las que estéis empezando, pues se puede empezar con poco dinero, delegamos en alguien con mas experiencia como es el gestor la responsabilidad de saber en qué invertir y suelen diversificar muy bien el riesgo.

  • Planes  de pensiones y planes individuales de ahorro sistemático (PIAS). Tanto los planes de pensiones como los PIAS son productos de ahorro a largo plazo en los que los ahorradores insertan periódicamente una determinada cantidad de dinero que el gestor pondrá a trabajar para que crezca con los anos y los ahorradores puedan en algún momento percibir una renta vitalicia gracias a estos fondos.

La principal diferencia es que con el plan de pensiones el ahorrador puede cobrar solamente cuando se jubile o en casos muy específicos mientras que los PIAS están destinados al ahorro a largo plazo en general y por tanto tienen mayor liquidez. También existen otras diferencias en cuanto al tratamiento fiscal de ambos productos.
Si quieres saber mas, echale un vistazo a esta guía completa sobre planes de pensiones y PIAS del blog de Agustin Grau: https://agustingrau.com/planes-de-pensiones-y-pias/

Otras ideas de inversiones que no requieren conocimientos financieros:

  • Prestar dinero a particulares con un pequeño interés. La próxima vez que un conocido te pida dinero para un proyecto, se lista y pide un interés o en el caso de que sea un proyecto empresarial, una parte de los beneficios
  • Utiliza tu dinero para crear pequeños proyectos que puedan generarte ingresos extra: un pequeño negocio, dropshipping, una página web, un negocio de alquiler de bicicletas, un coche especial que puedas alquilar para eventos…
  • Inversiones inmobiliarias que puedas alquilar o vender en el futuro 
  • Invertir en terrenos agrícolas y ganar dinero cultivando frutas, verduras o flores
  • Compraventa de divisas
  • Invertir en oro o plata
  • Adquirir una franquicia
  • Invertir dinero en Obras de arte y objetos coleccionables que puedan adquirir valor con el tiempo

Trucos para ahorrar

Elimina todas tus deudas

Para ahorrar, lo primero que debes hacer es intentar saldar todas tus deudas, que al fin y al cabo, son gastos fijos que tienes cada mes. El desprenderte de estas deudas te hará dueña absoluta de tus ingresos y te permitirá poder distribuirlos y administrarlos con mayor libertad.

Además, la tranquilidad mental que te dará no deber nada a nadie es impagable

Evitar las compras impulsivas

No comprar cosas innecesarias no es tan difícil si aplicas estos trucos:

  • Haz una lista de la compra y decide lo que quieres comprar antes de ir a la tienda. Esto no solo aplica para comprar en el supermercado, también puedes hacer wishlists antes de ir a comprarte ropa o cualquier otra cosa.
  • Antes de comprar algo innecesario, piensa en cuantas horas de tu trabajo te cuesta comprarlo. Recuerda que las cosas materiales no se compran solo con dinero, sino también con el tiempo de tu vida que empleas en ganarlo.
  • Piensa en tus objetivos de ahorro y en lo que ya has conseguido.
  • Reflexiona sobre tu compra durante, al menos una semana, antes de decidirte. Muchas veces sentimos que necesitamos algo como el aire que respiramos y tras varios días nos olvidamos incluso de que existe, o descubrimos productos mejores.
  • Ponerte auriculares mientras compras y no seguir los consejos de los vendedores te ayudara a no hacer tantas compras impulsivas
  • Ten cuidado con las ofertas, pues nos hacen tomar decisiones de compra mas precipitadas

Evita todo tipo de créditos

Todos sabemos que las tarjetas de crédito y las financiaciones de productos son una ruina para nuestro bolsillo… Aun así, la gente sigue recurriendo a ellos para comprar cualquier cosa.


Piensa que si no puedes permitirte comprar algo con el dinero que tienes, tal vez no es una buena decisión hacerlo en este momento. Ahorra y cómpralo más tarde.


De que vale comprar algo y tener más cosas materiales si luego estarás durante años esclavizado con una deuda? Es más gratificante ahorrar el dinero poco a poco para luego comprarte ese producto como premio al esfuerzo que has hecho.


Además, haber hecho un esfuerzo durante un tiempo antes de comprarlo te hará reflexionar más sobre tu compra y valorar más lo que tienes.

Ahorra en las pequeñas cosas

Gasolina, agua, desayunos fuera… Son precisamente los pequeños gastos los que están haciendo que no ahorres.

Te recomiendo leer nuestra entrada sobre 30 gastos en los que se están yendo tu dinero para que puedas tomar ideas sobre pequeños gastos que puedes reducir para ahorrar más

Busca y compara antes de comprar

Para gastos más grandes como comprar artículos de tecnología, muebles o electrodomésticos, merece la pena pasar un tiempo comparando precios en diferentes tiendas antes de comprar, pues podemos ahorrar de esta forma mucho dinero. 


Tampoco pases por alto leer comentarios y reseñas de los productos que compres, pues informarte bien y comprar los mejores productos del mercado puede hacer que descubras productos que no tengas que reemplazar en años. 


Rétate a tener días o semanas de 0 gasto

Te animo a que una vez a la semana o al mes, pases todo un día sin tocar tu tarjeta o tu dinero en efectivo. 


Con este ejercicio tan simple te darás cuenta de que no necesitas comprar tantas cosas para pasar el día y te hará ponerte creativa y buscar soluciones para no comprar eso en lo que te gastarías el dinero sin pensar si tuvieras la tarjeta a mano.


Vive siempre por debajo de tus posibilidades

Este es uno de los mayores errores que llevan a la gente a tener malas finanzas personales.


Cuando conseguimos un mejor trabajo o tenemos más ingresos, sentimos que necesitamos gastar más para demostrar nuestro nuevo status. 


Lo cierto es que si antes vivías con 100 y no te habías muerto por ello, ahora por ganar dos veces más no tienes que gastar 200. Está bien que te consientas más ahora que puedes hacerlo, pero no tienes por qué multiplicar tus gastos para avanzar en la vida.


Deja de utilizar el dinero para coleccionar cosas y comienza a utilizarlo para comprar tranquilidad, libertad y seguridad en el futuro.

Puede que también te interese...

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.