¡Deja de procrastinar! ¿Qué es la procrastinación?

Tienes un examen la próxima semana o un proyecto que entregar en tu trabajo y aún no has empezado a hacerlo, se agota el tiempo. Seguramente has experimentado esto a lo largo de tu vida, y no sólo como estudiante o trabajador, esto se conoce como procrastinación.

Buscas constantemente justificaciones y excusas para dejar las cosas para después porque requieren de un esfuerzo que por el momento no estás dispuesto a tomar. Prefieres hacer actividades y tareas que te permitan obtener una gratificación de inmediato.

La procrastinación es la acción de posponer todas aquellas cosas que requieren de trabajo, atención inmediata o ejercer un esfuerzo.

El problema de esto es que afecta en gran medida tu desempeño y por ende los resultados que esperabas obtener. Procrastinar para muchos se ha convertido en un estado mental que supone una losa en nuestras vidas y no nos permite avanzar. Sin embargo, hay soluciones para enfrentar con éxito este mal hábito.

🔍 ¿Qué es la procrastinación?

La procrastinación no es otra cosa que posponer o aplazar nuestras responsabilidades por otras tareas menos relevantes pero que nos darán una recompensa inmediata. Especialmente, sustituyéndolas por otras actividades que sí consideramos divertidas o requieren de menor esfuerzo.

El mejor ejemplo de una persona procrastinadora es aquella llega a casa del trabajo o del instituto y no cumple con su rutina de ejercicios. En cambio, se toma un descanso que al final se alarga y no hace lo que tenía planificado, pensando que puede dejarlo para después.

La creencia de dejar las cosas para “más tarde” es algo muy común y que en muchas ocasiones no nos damos cuenta de ello.

Nuestro cerebro está diseñado para obtener placer sin poner mucha dificultad. Es decir, gratificación mediante tareas que nos traigan diversión y no sean un gran aporte a nuestros proyectos personales o laborales.

🤔 Pero, ¿por qué procrastinamos?

  • Miedo: Muchas veces cuando una tarea es nueva nos da miedo hacerla ya que puede ser algo que no dominamos. Nos da temor equivocarnos y lo que los demás piensen.
  • Pereza: Existen momentos en los cuales no nos apetece hacer absolutamente nada de lo que debemos. Y es lo que los procrastinadores hallan justificaciones mínimas para validar su inactividad, impidiendo realizar la tarea, como el cansancio.
  • Falta de energía: La tarea se verá pospuesta porque no tenemos energía en el momento y pensamos que más tarde o al día siguiente podremos hacerla.
  • Indecisión: Empezamos a hacer la tarea y nos entran las dudas de cómo hacerla y la dejamos para después.
  • Pobre organización: Queremos abarcar todo y evidentemente no alcanza el tiempo para hacerlo. Planificamos y olvidamos tomar en cuenta ciertas interrupciones otros factores que impedirán cumplir. 

¿Por qué la procrastinación es una losa en nuestras vidas?

Cuando tenemos un proyecto personal o profesional, debemos entender que requiere de planificación y esfuerzo para concluirlo con éxito. Al procrastinar no estamos enfocados en la fijación de pequeñas metas que paso a paso completan nuestro proyecto.


Con estos pequeños objetivos buscamos cerrar fases en tiempo, que nos van a permitir resolver cualquier inconveniente en el momento adecuado. Si no nos fijamos estas etapas, lo que ocurre es que a última hora entramos en pánico y hacemos las cosas con prisa. Sin tomarnos un momento para revisar y verificar estén correctas porque se nos acabó el tiempo.


A la procrastinación también se le llama “la ladrona del tiempo”. Y es que es un gran obstáculo porque no nos permite cumplir con nuestros objetivos ni tener resultados efectivos.


En el trabajo la productividad se verá seriamente afectada por esta práctica que nos acompaña a muchos.


Este pésimo hábito nos impide crecer profesionalmente y nos deteriora personalmente ya que, nunca estamos dispuestos a dar el primer paso para el siguiente escalón. Nuestra mente estará dispuesta por naturaleza a resistirse a hacer otra cosa que no genere placer sin implicar mayores esfuerzos.


La mente del procrastinador tiene una especie de vocecita que rápidamente crea excusas y justificaciones para no cumplir con su agenda.

¿Cómo dejar de procrastinar?

Lo primero que debemos tener en cuenta para dejar de procrastinar es que la mente nos va a jugar una mala pasada, ya que está predispuesta a hacer las cosas que queremos y no las que debemos.

Ahí es cuando debemos ser conscientes y crear nuevos hábitos que permitan educar a nuestra mente para cambiar radicalmente este patrón de conducta.

Si nos concienciamos y enfocamos en cumplir nuestros objetivos esto se puede lograr, no inmediatamente, pero sí con perseverancia y dedicación.Si empezamos desde hoy a hacer las cosas sin pensarlo dos veces y mantenemos esta actitud, podemos alcanzar excelentes resultados que perdurarán en el tiempo.

Al principio parecerá una tarea titánica el hecho de domar tu cerebro porque la vocecita que inventa excusas querrá sabotear el trabajo. No debemos dejar ganar a esa ladrona de tiempo llamada procrastinación, debemos ser más fuertes para lograr lo que queremos. Si no sabes cómo dejar de procrastinar, estos sencillos trucos te ayudarán:

  • Elimina las distracciones ya que no permiten concentrarse en la tarea. Avisa a las personas que viven contigo de que no podrán interrumpirte mientras haces esa tarea, apaga tu móvil y si la tarea requiere utilizar un ordenador utiliza programas como la extensión de Google Chrome Forest que te permitan bloquear las aplicaciones innecesarias mientras estás trabajando
  • Planifica tu tiempo. Planificar tus tareas semanal y diariamente te hará ser mas consciente del tiempo que tienes realmente para hacer cada tarea. Para ello puedes utilizar una agenda o bullet journal en papel, aplicaciones de gestión de tiempo como Asana o el calendario de Google.
  • No pienses, actúa de una vez. Así no das tiempo a la mente de crear excusas.
  • Piensa en el momento del día en el que te sientas con más energía y ganas de hacer cosas y comienza a crear una rutina de productividad en la que hagas algo productivo cada día a la misma hora. Una vez que te adaptas a una rutina, la procrastinación desaparece y lo haces de manera automática

🔚 Para concluir…

Al saber qué es la procrastinación debemos tomar conciencia de lo que está mal con nosotros y del por qué muchas veces no avanzamos.

Esta actitud representa la carga en nuestras vidas que no nos permite un crecimiento personal o laboral porque no llegamos a los resultados esperados. Esta tendencia de aplazar las situaciones y tareas incómodas va a hacer que no vivamos de la forma que queremos, generando frustración y descontento con nosotros mismos por este obstáculo que hemos fabricado durante años.

Sin embargo, no todo está perdido y nunca es tarde para cambiar tu enfoque mental.

Puedes tomar las riendas de tus acciones y decisiones sin dejar que las excusas te invadan.

Puede que también te interese...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *