Estilo de vida minimalista
Mucho más que un estilo de decoración o una estética, el minimalismo es, para muchos, un estilo de vida y una forma diferente de ver el mundo.
Si ya sabes qué es el minimalismo, quédate con nosotros para descubrir cómo podemos aplicarlo a nuestra forma de vivir.

¿Qué es el estilo de vida minimalista?

El estilo de vida minimalista es una corriente de pensamiento que busca una vida plena y feliz con el mínimo de elementos posibles. Nos invita a replantearnos nuestras prioridades y qué nos hace felices.
Cada nuevo elemento (material o intangible) que se añade a la vida de una persona, es un peso, una carga que se asume. Cuando nuestra vida está llena de elementos en los que pensar o a los que dedicarles tiempo, perdemos el foco y nos vemos sobrecargados.
El estilo de vida minimalista propone simplificar nuestra vida para poder centrarnos en los que de verdad nos hace felices y conseguir la tan ansiada paz mental.

Claves para aplicar el estilo de vida minimalista

Además del minimalismo material que podemos aplicar a nuestra ropa o a nuestra casa, el minimalismo también puede extenderse a nuestra forma de pensar y de entender el mundo. En esto consiste precisamente el estilo de vida minimalista.

El tiempo es nuestra mayor riqueza

Al comenzar a aplicar el minimalismo a tus posesiones materiales, te darás cuenta de la cantidad de tiempo que malgastamos en cosas tan irrelevantes como limpiar y mantener todos los objetos que acumulamos en casa o pensar qué vamos a ponernos cada mañana.
Una de las claves de la vida minimalista es aprender a valorar y gestionar nuestro tiempo, nuestro recurso más valioso y limitado. Como pasa con el dinero o el espacio en casa, el minimalismo busca que tomes control sobre las horas de tu reloj y las optimices para conseguir el fin último de este proceso: ser más feliz y tener más tranquilidad mental.
Para ello, es importante dejar de procrastinar y aprovechar mejor el tiempo. Ser conscientes de nuestros objetivos, qué nos hace felices y darles prioridad en nuestra vida.
Del mismo modo, es crucial ser conscientes del valor de nuestro tiempo a la hora de tomar decisiones en nuestra vida. ¿De verdad te compensa ese nuevo trabajo que te paga ligeramente mejor pero te hace perder 3 horas diarias en transporte público?

Ten vida social de calidad

Como te contamos en esta entrada, el minimalismo aplicado a la vida social no consiste en tener el menor número de amigos posibles.
Tener una buena vida social nos aporta energía, nos ayuda a superar momentos difíciles, y le da alegría a nuestra vida. Es innegable que el ser humano es un animal social y pasar tiempo con los demás nos hace bien.
Lo que propone el minimalismo social es tomar conciencia del tiempo y esfuerzo que dedicamos en nuestras relaciones con otras personas para optimizarlos de la mejor manera.
Esto incluye dejar atrás amistades tóxicas, no malgastar tiempo en planes que no nos apetecen y encontrar tiempo para cuidar las relaciones sociales que de verdad nos importan. En este post sobre minimalismo social te lo explicamos todo.

Sé dueño de tus decisiones

Esa ansia por hacer cada vez más cosas y superar a los demás constantemente, a veces nos lleva a tomar decisiones que acaban complicando nuestra vida sin aportarnos demasiado.
Por ejemplo, vivir en una casa excesivamente grande para nosotros o añadirle cada vez más responsabilidades a nuestra vida, son decisiones que a menudo tomamos para no sentir que nos estamos quedando atrás pero que acaban complicando nuestra vida de manera innecesaria.
Querer llegar siempre a todo y abarcar lo máximo posible en nuestra vida también son actitudes que llenan nuestra vida de estrés y frustración y no siempre tienen como resultado una vida más feliz.
Por el contrario, ser minimalista y no tener necesidad de conseguir más cosas constantemente, te da la libertad de tomar decisiones más arriesgadas pero que se acercan más a lo que quieres en tu vida. Cambiar de profesión, mudarte a otro país o dejarlo todo para viajar por el mundo son decisiones que se pueden tomar más fácilmente cuando tu objetivo en la vida no es ganar más para poder tener más objetos en casa.
La próxima vez que tomes una decisión, aunque sea pequeña, plantéate las consecuencias que va a tener en tu bienestar y felicidad.

Toma el control sobre la tecnología y las redes sociales

Cada vez pasamos más tiempo de nuestra nuestra vida enganchados a nuestros dispositivos electrónicos, especialmente a las redes sociales.
La tecnología es maravillosa, pero usada en exceso tiene consecuencias negativas:
  • Es una gran ladrona de tiempo
  • Perjudica nuestra salud: problemas de vista, obesidad, dolencias en la espalda…
  • Empobrece las relaciones sociales: sustituimos las interacciones sociales cara a cara por likes y comentarios con emojis
  • Nos llena de información innecesaria que tenemos que procesar cada minuto
  • Las redes sociales a veces representan una amenaza para nuestra autoestima y nuestra salud mental en general
El minimalismo digital nos invita a ser conscientes del uso que hacemos de la tecnología, para utilizarla de manera inteligente y en nuestro beneficio.

Libera tus pensamientos

Actualmente, vivimos en un constante bombardeo de información desde que nos despertamos hasta que nos vamos de nuevo a la cama.
Noticias, detalles sobre la vida de gente que ni conoces en las redes sociales, publicidad por todas partes… Recibimos tanta información diaria que a veces nos sentimos abrumados y estresados.
Ahora que has tomado consciencia de esto, es momento de que te replantees tus prioridades y tomes las riendas sobre tus pensamientos. El minimalismo es una gran forma de hacerlo:
  • Simplificar tu vida significa también tener menos cosas triviales de las que preocuparte
  • Aplicando el minimalismo a tus objetos, cada vez dedicarás menos tiempo a pensar qué ropa ponerte, qué cosas nuevas tienes que comprar o cuándo vas a tener tiempo de ordenar el desastre que tienes en casa. Tener menos objetos te ayuda a tener una mente más despejada
  • El minimalismo digital, del que ya te hablamos más arriba, te ayuda a reducir significativamente la cantidad de pensamientos negativos e información inútil que recibes por culpa de la tecnología
  • Cuando tienes claras tus prioridades y qué te hace feliz, es más fácil relativizar y saber qué importancia darle a cada cosa
Además de todo esto, es importante forzarte a tener pensamientos positivos y constructivos y a enfocarte en el presente. Practicas como el mindfulness pueden ser de gran ayuda cuando nos sentimos abrumados por nuestras preocupaciones.

Para aprender más:

Puede que también te interese...

Leave a Reply

Your email address will not be published.