Qué no es el minimalismo

En este blog ya os hemos hablado muchas veces del minimalismo y os hemos dado diversos consejos para aplicarlo a vuestras vidas: qué productos dejar de comprar, cómo hacer decluttering, cómo tener un armario más minimalista, etc


Sin embargo, para entender bien el minimalismo no basta sólo con saberse la definición, sino también tener claro lo que no es y cuánta verdad hay en los mitos que circulan sobre este movimiento.

El minimalismo NO es tirar todo lo que tienes

Muchas personas piensan que para empezar en el minimalismo es necesario comenzar por tirar a la basura todas tus posesiones.


Esto no es del todo cierto. Si bien el minimalismo, por definición busca simplificar nuestra vida al máximo, pero eso no quiere decir que tengas que tirarlo todo de golpe y a lo loco.


Hacer esto tiene un impacto medioambiental enorme, además de que haciendo esto corres el riesgo deshacerte de algo por impulso que más tarde tengas que volver a comprar tras darte cuenta de que si te hacia falta.


Dedícale unos meses a meditar qué quieres quedarte y qué no, sin obsesionarte por vaciarlo todo. 


El minimalismo NO es tener el mínimo de objetos posible

El minimalismo es un estilo de vida que busca la simplicidad y eso pasa inevitablemente por intentar reducir nuestras posesiones.


Sin embargo, no debes obsesionarte con tener 33 prendas en tu armario, 10 productos de maquillaje o 3 muebles en tu habitación, pues cada persona tiene gustos y situaciones de vida diferentes y eso va a determinar qué y cuántos objetos necesitará.


Por ejemplo, si te gusta la cocina, es normal que tengas más utensilios y especias en tus armarios que alguien que cocina por supervivencia. No debes sentirte mal por tener más objetos que otra persona minimalista, mientras uses esos objetos con asiduidad, tengan una función en tu vida y los hayas comprado de forma racional.


El minimalismo NO es una competición moral

Al igual que pasa con otros movimientos como el veganismo, a veces la comunidad minimalista puede llegar a ser un poco competitiva, siempre habrá personas dispuestas a cuestionar si mereces realmente identificarte como minimalista o si está bien que compres determinado producto.

Es importante que no trates de compararte con otros o de medir tus progresos en el minimalismo según los criterios de otra persona.


Conoce las opciones que te brinda el minimalismo y aplícalas bajo tu criterio, no el de nadie más. Al fin y al cabo, es tu vida y mereces vivirla como te apetezca

El minimalismo NO tiene por qué ser solo material

Si bien reducir el número de objetos que posees es una parte crucial del minimalismo, este puede extenderse más allá y ayudarte en otros aspectos intangibles de tu vida: reducir la cantidad de personas a las que les dedicas tu tiempo, las cosas en las que piensas, las actividades inútiles que te quitan tiempo para hacer lo que verdaderamente te gusta, etc. 


El minimalismo no tiene límites y puedes aplicar la máxima de ‘menos es más’ a cualquier aspecto de tu vida que creas que sobra.

El minimalismo NO es comprar pocas cosas, pero caras

“Prefiero tener pocas cosas y de calidad, que cientos de cosas malas”. ¿Cuántas veces habremos oído esta frase? 


Ciertamente, el comprar productos de buena calidad va a contribuir a una vida más simple, ya que no debemos preocuparnos por reemplazar estos objetos pasados unos meses o años. 


Sin embargo, no siempre los productos de mayor calidad son los más caros. 


Poniendo de ejemplo la moda, el otro día me topé con una marca francesa “de buena calidad” que vende camisas 100% poliéster por más de 90 euros. Aquí, sin duda, el precio alto se justifica con una imagen de marca muy buena y un buen diseño, pues en términos de durabilidad no nos va a aportar más que una camisa similar de 15 euros. Lo que quiero decir con esto es que no os dejéis deslumbrar por un precio caro y una marca prestigiosa, ir siempre más allá e investigad sobre los materiales utilizados, el proceso de fabricación y sobretodo, leer muchas reseñas antes de comprar.


El minimalismo NO es  vestirse y decorar aburrido

Como hemos hablado en  otras entradas, existe un estilo de decoración y moda minimalista que se basa en tener pocos objetos pero también en utilizar tonos neutros, diseños simples y sin estampados que sean de buena calidad y atemporales para que no podamos cansarnos de ellos.

Sin embargo, tu puedes adaptar el minimalismo a tu propio estilo, tener solo 10 muebles en tu casa y pintas las paredes con los colores del arcoiris.


Tener pocos objetos no significa que tu casa o tu look tengan por qué verse aburridos, pues puedes jugar con los colores, las formas o los estampados para darle personalidad a tu casa sin necesidad de comprarte todo el inventario del Zara Home.


NO hace falta tener problemas económicos para hacerte minimalista. Si bien mucha gente se hace minimalista para aumentar sus ahorros o reducir sus deudas, el minimalismo no tiene por qué ser barato o estar enfocado a ahorrar más. 


Por ejemplo, puedes ser minimalista y tener poquísimos muebles y adornos en tu apartamento pero gastarte miles de euros en el cuadro que tienes colgado en tu salón o en muebles de diseño. 


De nuevo, el objetivo del minimalismo es simplificar tu vida, pero a partir de ahí cada uno puede adaptar este estilo de vida a sus necesidades y a sus ingresos.


Mark Zuckerberg y Obama, dos hombres que de pobres no tienen nada, llevan siempre el mismo look para simplificar sus vidas y tener más tiempo y espacio en su cabeza para pensar en lo realmente importante.


El minimalismo NO debe ser un limitante en tu vida

En general, adoptar un nuevo estilo de vida, no implica que tengas que seguirlo a rajatabla. 


Es bueno conocer las diferentes opciones de vida que existen (minimalismo, zero waste, sostenibilidad, vida nómada, vegetarianismo, etc) pero lo verdaderamente interesante es informarse sobre ellos y adoptar de cada uno los aspectos que creamos que pueden ser útiles o enriquecedores para nuestro tipo de vida.


Si sientes que este estilo de vida no es para ti, no intentes convertirte en alguien que no eres. Puedes simplemente coger los aspectos de este movimiento que creas que puedan mejorar tu vida e integrarlos a tu visión de ver el mundo.


Adapta el minimalismo a tus necesidades y no a la inversa.


El minimalismo NO es una moda más

Tomar decisiones como cambiar de estilo de vida no debería ser algo que se haga por presión social o por poder posturear en las redes sociales.


El minimalismo es una opción, no una obligación. Escoge este estilo de vida solo si crees que te va a hacer bien, no por moda o por creer que es lo correcto.


Además, el minimalismo no es un movimiento nuevo pues data de los años 50 y se ha convertido en una filosofía de vida que muchas personas llevan ya practicando desde décadas.


El minimalismo NO es ser tacaño 

Decidir vivir con menos no justifica que te vuelvas rata. 

Ahorrar está bien, sí, pero no por eso podemos escaquearnos de determinados gastos esperando que otros arrimen el hombro o no echar una mano a alguien que lo necesita si podemos.

Y vosotros, estáis de acuerdo con nosotros? Qué no es para vosotros el minimalismo?

Puede que también te interese...

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.